El alcance de la Educación Integral en Sexualidad (EIS) en la identificación, reflexión y atención a víctimas de Violencia Íntima en la Pareja (VIP)

Escrito por Mariana Cruz Murueta (IPPF/WHR), Susana Medina Salas (IPPF/WHR) e Ivón Silva Márque (Mexfam).

El pasado 11 de marzo de 2020, el Director General de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom, declaraba oficialmente que el COVID-19 se había convertido en una pandemia de alcance global, llevándonos a pensar y reflexionar de manera individual y colectiva en torno a una era pre, durante y post COVID-19.

La pandemia, además de agravar la salud de muchas personas alrededor del mundo y causar la muerte de muchas más, dejó entrever un problema que ya, desde tiempo atrás, reportaba índices alarmantes: la violencia doméstica, de pareja y basada en género continuaba en ascenso y se estaba exacerbado con la pandemia. En México, el Ministerio del Interior anunciaba que, desde el inicio del confinamiento, la violencia contra mujeres y menores de edad dentro de los hogares había aumentado 120%. Afirmaba además que 9 de cada 10 personas que eran violentadas en el hogar eran mujeres, y 1 de cada 4 era testigo de otras mujeres violentadas. El 66% por violencia física y el 22% por violencia psicoemocional. No obstante, el presidente del país, Andrés Manuel López Obrador, aseguraba que el 90% de las llamadas de auxilio sobre violencia contra las mujeres eran falsas. Como era de esperarse, las reacciones de mujeres, movimientos feministas y organizaciones de la sociedad civil no tardaron en hacerse escuchar con la frase: #NosotrasTenemosOtrosDatos.

Y es que no es la primera vez que diferentes “momentums” de la era actual – y digital – visibilizan los riesgos a los que se enfrentan las mujeres de ser violentadas en diferentes espacios tales como la calle, el trabajo o su propio hogar. Para esas mujeres el “hashtag” #QuédateEnCasa, cuyo objetivo era salvaguardar su salud frente a la pandemia, resultó ser contraproducente, incluso para algunas, su sentencia de muerte.

Otros momentos que han dado muestra del grado de violencia al que se enfrentan muchas mujeres en todo el mundo fueron el movimiento global #MeToo, y el movimiento por las mujeres desaparecidas en México y otros países de América Latina, #NiUnaMenos.

Uno de los efectos que el movimiento #MeToo generó, fue un sinnúmero de conversaciones en torno a un problema social y estructural que llevaba años siendo ignorado y que era, precisamente, la desigualdad y las diferencias de poder que existen en las relaciones íntimas de pareja. 

Esta inequidad de poder, además, se perpetúa al no dotar a las personas de información para identificar situaciones de violencia y buscar ayuda a tiempo, así como también, al no existir protocolos de atención y respuestas inmediatas de parte de las autoridades para prevenir y mitigar los riesgos que provocan estas desigualdades de poder. Por lo anterior, es necesario la elaboración de propuestas para la prevención de la violencia.

[La parte más importante del curso era] ver todas las etapas porque de ver algo tan chiquito como un empujoncito, una mordida, se llega hasta a matar a la pareja […] y no, ay no, yo no quiero ser así en el futuro.” (Beatriz, 15 años)

En ese sentido, la Fundación Mexicana para la Planeación Familiar, MEXFAM, junto con IPPF/RHO y LSHTM realizaron un estudio para conocer el potencial de la Educación Integral en Sexualidad (EIS) como una estrategia de prevención de la violencia íntima de pareja

El rol clave de la EIS en la identificación y atención a personas víctimas de violencia íntima de pareja

Tras haber analizado brevemente el contexto actual, es necesario hacer una pausa y reflexionar sobre cómo responder de manera asertiva y efectiva a las necesidades y retos que enfrentan las personas jóvenes en esta nueva era. Los resultados de la investigación que sustenta este blog[1], dieron cuenta de la necesidad de proveer a los y las jóvenes de una EIS que no solo les informe, sino que les escuche, que genere diálogo, reflexiones y debate para cuestionarse y cuestionar los estereotipos y patrones de conducta tan arraigados en sociedades machistas. Además, la EIS les ofreció mecanismos de contención y, sobre todo, les brindó herramientas para continuar con sus vidas de manera informada, segura y libre de prejuicios.

La EIS no es la misma EIS de los años 70’s que se abordaba la sexualidad desde un enfoque biologicista, tampoco es la misma EIS de hace diez años, a pesar de los avances de los que ya daba cuenta; la EIS de la actualidad se tiene que asumir a través de las y los educadores, las familias, las comunidades y los individuos la responsabilidad de desmitificar la idea errónea de que ésta es solo para hablar de una sexualidad limitada a las relaciones sexuales para prevenir un embarazo no planificado o una infección de transmisión sexual (ITS), la EIS de la actualidad tiene un potencial más allá. La razón fundamental de superar estos mitos es, entre muchas cosas, permitir que desde la infancia las personas comprendan la importancia de la conocerse y auto-reconocerse, de construir su autoestima, de poder establecer relaciones seguras y confiables con otros, de marcar límites a través de un claro entendimiento acerca de lo que significa el consentimiento, y de hacerles capaces de identificar todos esos signos de alerta que anuncian espacios y situaciones de violencia y daño a su integridad como personas.

El estudio de investigación realizado en la Ciudad de México por MEXFAM y sus socios, reveló un sinnúmero de situaciones de violencia que viven las personas jóvenes en sus entornos familiares y escolares; sin embargo, también brindó la posibilidad de acercarles diversas herramientas y recursos de apoyo que les empoderaron para identificar situaciones de violencia, detenerlas y/o buscar ayuda profesional cuando el caso lo amerita. Los resultados de la investigación dan cuenta de cómo la EIS influyó en los y las participantes de diversas maneras, haciéndoles capaces de:

  • Identificar diferentes tipos de violencia en sus relaciones de pareja y en sus contextos;
  • De cuestionarse si los celos y los comportamientos posesivos de parte de su pareja o de ambos representan una forma de amar;
  • Invitándoles a reflexionar acerca de las normas y estereotipos de género;
  • A apoyarse entre jóvenes para responder a cualquier situación de violencia que se les presente;
  • A hablarlo abiertamente con sus parejas; y
  • A buscar información, apoyo y servicios.

Como ya se mencionó, en contextos donde la violencia de género y la violencia íntima de pareja responde a cuestiones sociales y estructurales dominadas por el machismo y las relaciones desiguales, es importante dar continuidad a este trabajo de manera organizada y sistemática. Lo que se logró a través del curso de EIS y los beneficios que aportó a las personas jóvenes que participaron representa, sin lugar a duda, un avance sin precedentes. Revelando cómo la EIS puede ser un apoyo fundamental para personas jóvenes en un contexto particularmente vulnerable por la violencia. Hubo jóvenes que incluso declararon haber aconsejado a otros y otras familiares para identificar las situaciones de violencia de las que eran víctimas y posteriormente, a buscar ayuda.

Aún queda mucho por hacer, pero los resultados de esta investigación demuestran que con un trabajo en torno a la EIS bien estructurado que invite a la reflexión y al cuestionamiento de patrones de conducta poco saludables, se podrán lograr cambios importantes en la prevención y mitigación de la violencia íntima de parejas.

Ayúdanos a prevenir la violencia entre adolescentes y jóvenes a través de la EIS.

Para obtener más información sobre la investigación, comuníquese con Mariana Cruz Murueta a: mcruz@ippfwhr.org / Ivon Silva Marquez a: isilva@mexfam.org.mx

¡Síguenos también en nuestras redes sociales! @IPPF_WHR y @MexfamAC

Read this Blog in English


[1] La información que se ofrece en este blog surge de los hallazgos de una investigación que se realizó con jóvenes de la Ciudad de México acerca de la Educación Integral en Sexualidad como herramienta de prevención de violencia entre adolescentes de 14 a 17 años. Los hallazgos completos del estudio, los puede encontrar aquí. IPPF WEB.

 

Add new comment

Filtered HTML

  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Lines and paragraphs break automatically.

Plain text

  • No HTML tags allowed.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Lines and paragraphs break automatically.
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.
5 + 0 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.